Un techo para mi país

Por: Bibiana Gutiérrez – María Benito – Sebastián García-Herreros – Laura Jaramillo

Introducción:

Actualmente, el 45% de la población en Colombia vive bajo la línea de pobreza, de los cuales aproximadamente el 16% está por debajo de la línea de miseria[1]. La situación general de América Latina es muy similar, lo que resulta bastante preocupante. Un Techo Para Mi País nace a raíz de la preocupación de un grupo de universitarios en Chile, que poco a poco se fue expandiendo a 19 países latinoamericanos, entre ellos Colombia (desde el 2005).

Un Techo para mi País (UTPMP) es una organización liderada por jóvenes. Fue fundada en el año 1997 en Chile, y desde entonces su propósito ha sido gestionar proyectos de habilitación social y proporcionar viviendas de emergencia. Según las definiciones de Bresser & Cunill (1998), es una organización público no – estatal ya que es sin ánimo de lucro, independiente del Estado , que busca el interés general. Además,  busca crear conciencia de las desigualdades sociales así como emprender proyectos que permitan generar oportunidades, buscando  así mejorar la calidad de vida de las personas que viven en condición de extrema pobreza.

A la hora de escoger un actor que se vinculara con la problemática de los barrios marginales y que perteneciera al sector de lo público no estatal, vimos en Un Techo para mi país una opción más que viable.  Lo anterior debido a la trayectoria y contacto directo que tiene la organización con los sectores menos favorecidos, en este caso, de la población colombiana. Aquello nos parece interesante además del acercamiento que este actor  tiene con las personas, por la gestión que realiza para cambiar la realidad de las poblaciones menos favorecidas en los barrios marginales del país. También nos resulta interesante dicha organización debido al deseo que tenemos de mostrar que no solamente hay que verla según  el estereotipo de ser un actor  que construye viviendas de emergencia, sino que también nos interesa mostrar que detrás de aquello hay una gestión mucho más compleja que incluye tanto las viviendas como los proyectos de habilitación social y acompañamiento que brindan a la población más vulnerable.

La gestión que realiza Un techo para mi país, que se concentra en los programas de habilitación social y la construcción de viviendas de emergencia, es un tema de interés público. Lo es porque ayuda a integrar a una parte de la población al resto de la sociedad mediante la creación de oportunidades y provisión de bienes y servicios. Más en concreto, esto es un tema de interés público debido a la generación de externalidades positivas, entendidas como los efectos secundarios que se derivan de la gestión de la fundación. Dichos efectos se expresan en la integración efectiva de las comunidades marginales, a través de la creación de empleos, el tener una vida digna (un hogar para vivir con acceso a los servicios públicos básicos), adquirir un aprendizaje básico para poder llegar a tener negocios sostenibles, entre otros.

Adicionalmente, el trabajo de UTPMP puede considerarse como generador de externalidades, en la medida en que ayuda a que la sociedad sea vista como un todo y no como ente fragmentado. Recordando a Garay (2002), la construcción de lo público se realiza mediante la participación ciudadana, es decir, mediante la participación activa de los diferentes  miembros de la sociedad, para lo cual parte del principio de la no exclusión y de la importancia de la representatividad de todos los intereses de la sociedad. Sobre esto es que trabaja Un techo para mi país, creando lazos y fuentes de comunicación entre las sociedades más vulnerables y el resto de la población. Cabe resaltar que la función de Un techo para mi país no es asistencialista. Todo proyecto realizado, sea el de viviendas o el de habilitación, tiene un costo para el beneficiario que se ve expresado en términos de la búsqueda de oportunidades y no (como lo expresaría la visión asistencialista) una simple donación por caridad.  Por el contrario, se busca que la comunidad en conjunto con la organización trabaje en proyectos que le permita “salir adelante”.

Lo anterior describe a grandes rasgos lo que es la organización Un techo para mi país. Debido a la magnitud de sus diferentes programas de gestión de lo público, hemos decidido enfocarnos en el programa de microcréditos que el actor gestiona en un determinado barrio. Con base en esto, nuestra pregunta es: ¿Qué oportunidades se han generado a partir de los microcréditos entregados por Un Techo Para Mi País en el barrio El Recuerdo?

Descripción del Actor/ Programa de Microcréditos:

 “Un Techo para mi País (UTPMP) es una organización latinoamericana que nace en Chile en 1997.  Después de concluir unas misiones construyendo una capilla en el pueblo de Curanilahue, un grupo de jóvenes universitarios apoyados por Felipe Berríos S.J., sintió la necesidad de denunciar la situación de extrema pobreza en que viven millones de personas en asentamientos precarios, a partir de la construcción de viviendas de emergencia y la ejecución de planes de Habilitación Social. Surge así la necesidad de convocar a toda la sociedad, dando a conocer que la falta de oportunidades y las condiciones en que viven más de 200 millones de latinoamericanos representan una injusticia que nos involucra y compromete a todos.

Desde el año 2001, UTPMP comenzó su expansión por Latinoamérica, siendo reforzado desde el 2005 con el apoyo del Fondo Multilateral de Inversiones (FOMIN) del Banco Interamericano de Desarrollo (BID).”

Un techo para mi país recoge sus fondos de donaciones de particulares y empresas privadas. La recolecta de fondos de particulares se realiza en dos situaciones. En primer lugar la gente que busca a la organización ya sea por medio de su página de internet o por medio de un integrante para realizar su donación. La segunda situación es, según Jimena Barrera miembro activo de la organización, especializada en el tema de microcréditos, las recolectas dominicales que como lo indica su nombre se llevan a cabo ciertos domingos previos a las construcciones de las viviendas de emergencia. En estas recolectas los voluntarios pertenecientes a la organización salen a la calle con alcancías en forma de casas y piden colaboración a los ciudadanos. La otra fuente de recursos es por medio de las empresas privadas que en algunos casos buscan y en otros son buscadas por la organización. Actualmente se encuentran diferentes empresas activas en el plan de donaciones y patrocinio como lo son: Caterpillar, Coca Cola, J.P Morgan, LAN, Kelloggs, DHL, Deloitte,  HomePlan, entre otros.

Con las donaciones que recibe la organización ésta gestiona la construcción de las viviendas de emergencia y los programas de habilitación social. Estos últimos se dividen en seis esferas: plan de educación, plan jurídico, plan de microcréditos, capacitación en oficios, plan de salud y Fontecho.

En lo que concierne a nuestra investigación, el plan de microcréditos, que hace parte del programa de habilitación social de la Fundación Un Techo Para Mi País, tiene como objetivo fomentar el emprendimiento, la sustentabilidad de los negocios y la promoción de redes sociales.  Se basa en el modelo del profesor Muhammad Yunus, el cual sustenta que la pobreza es una consecuencia de la falta de recursos y no de la falta de capital intelectual, partiendo de una necesidad de empleo de las comunidades en las que la organización trabaja.

Los microcréditos surgen a partir de un estudio que se realiza en 1976, en una población muy pobre en India. Aquí, Yunus  encuentra que una de las razones por las cuales no se emprendían proyectos sustentables era porque no se contaba con los recursos disponibles y por lo tanto, tampoco se tenía acceso a capital. Para el año de 1982, se crea entonces el Grameen Bank, o banco de los pobres, cuyos objetivos son:

“El de eliminar la explotación de las personas, crear empleo propio, sacar a los pobres del círculo de la pobreza permitiéndoles generar ahorro y por último se evidencia la preferencia de otorgamiento de préstamos a las mujeres, ya que son ellas las encargadas de generar ahorro y administrar el dinero en los hogares, además son culturalmente desplazadas por ser consideradas inferiores”[2].
Además, los préstamos se realizan a grupos solidarios con una tasa de interés menor a la del mercado. La obligación del pago es mayor debido a que existe la presión del grupo por realizar el pago, además que las personas tienen a agruparse con aquellas que confían, lo que además aumenta las redes de confianza.

Este modelo tuvo un gran éxito en India, lo que ha hecho que su éxito se haya extendido a otros países y otras organizaciones. El programa de microcréditos de Un Techo Para Mi País se basa en este modelo, resaltando la importancia que tiene la construcción de confianza a partir de la conformación de grupos solidarios y la generación de oportunidades laborales a partir del préstamo.

El plan de microcréditos abarca ocho rondas: en la primera ronda, se entregan 100,000 pesos  para los cuales el grupo solidario[3] (de 1 a 4 personas máximo) tendrá  máximo 2 meses de plazo para el pago de cuotas. Éstas podrán ser quincenales o mensuales, según  lo escoja el grupo, y se cobrarán unos intereses del 2%. Para la siguiente ronda (segunda), el valor del microcrédito se duplica a 200,000 pesos y el plazo de pago se alarga a 3 meses, conservando siempre el 2% de interés. Cada ronda duplicará el valor del microcrédito respecto a la ronda anterior y alargará entre 1 y 2 meses el plazo de pago, así sucesivamente hasta una octava ronda. Cada microcrédito se adjudica a un grupo solidario siempre y cuando exista un interés por parte del grupo, una idea de negocio y un debido cumplimiento del trato. Así, al aplicar a una ronda de microcréditos, es requisito asistir a tres de las charlas informativas que ofrece la organización en el barrio. De los interesados, quienes cumplan este requisito adquieren el microcrédito y para pasar a la siguiente ronda se realiza una evaluación de acuerdo a las condiciones de cumplimiento y desempeño del negocio y se decide si se  sigue o no, proceso que se hace repetitivo a lo largo de las ocho rondas del programa.

 

 

Características del postulante

  • Ser mayor de edad
  • Tener domicilio en el asentamiento donde opera UTPMP por más de un año.
  • Tener una expectativa de negocio o experiencia mínima de seis meses.
  • Ser aceptado por unanimidad por los miembros del grupo solidario
  • Asistir a todos los talleres

Etapas:

* Preselección de la comunidad

Esta etapa del plan se realiza acorde al trabajo previo de Un Techo Para Mi País en el asentamiento.

* Constitución de Grupos Solidarios

1. Se realiza una difusión del plan en la comunidad

2.  Se presenta la metodología del plan.

Se realizan talleres mediante los cuales se busca saber si los negocios son viables y evaluar las relaciones del grupo.

* Entrega de Microcréditos

Después de haber realizado un comité de evaluación y estar todos los miembros de la fundación de acuerdo, se realiza una reunión en dónde se le entrega el microcrédito al líder del grupo. A esta reunión asisten todos los beneficiarios.

* Capacitación y Seguimiento

Luego de iniciar el proceso de los microcréditos, se trabaja en conjunto con las otras aéreas del programa de habilitación social. Además, se realizan talleres que les permitan a los beneficiarios obtener habilidades que hagan que sus negocios puedan prosperar.

En total, UTPMP Colombia ha entregado 120 microcréditos, los negocios son variados (tiendas. Líchigo, venta ambulante, arepas, calzado, etc).  Los grupos más avanzados se encuentran en cuarta ronda.

Metodología:

Nuestro plan de trabajo consiste en:

  1. Asistir a charlas informativas y hablar con los miembros de la organización.
  2. Realizar entrevistas a las coordinadora del programa de microcréditos y a una voluntaria de esta área.
  3. Presenciar la sesión de entrega de microcréditos a un barrio
  4. Visitar el barrio El Recuerdo
  5. Realizar 3 entrevistas a beneficiarios del plan de microcréditos en el barrio
  6. Analizar la coherencia entre lo que propone la organización y lo que reciben los beneficiarios.
  7. Mirar qué oportunidades ha generado el programa para los beneficiarios entrevistados.

Análisis y Resultados:

A la fecha ya hemos investigado la gestión que ha realizado la organización de UTPMP en Bogotá. El grupo presenció la entrega de seis microcréditos en la sede principal de Un techo para mi país en Bogotá, después de haber asistido a una charla informativa acerca del área. Durante la entrega se estableció contacto con la coordinadora del área de microcréditos Maryam Tertel quien nos brindó la información correspondiente a su área. También hablamos con varios de los voluntarios del programa de microcréditos así como del programa de educación y de salud.

El 10 de abril de 2011, día que visitamos el barrio El Recuerdo, el trabajo estuvo enfocado en la evaluación y seguimiento de las personas que van en tercera ronda del programa (800,000 pesos). Para esto, tuvimos la oportunidad de conversar con Sarai y Roberto, beneficiarios del barrio que van en tercera ronda y aspiran aplicar a una cuarta. Por medio de una entrevista previamente diseñada por los voluntarios encargados del área de microcréditos, fue posible obtener una primera mirada del alcance del programa, las expectativas de sus beneficiarios y los mecanismos que éstos desarrollan para controlar y llevar por buen camino su negocio en crecimiento. El taller tenía como objetivo principal identificar la forma en que los beneficiarios llevan sus cuentas y así revelar las fallas que se tienen en el área contable, de manera que los voluntarios puedan diseñar e implementar un taller de capacitación en contabilidad que trate de estructurar y organizar los ingresos y los gastos de dichos negocios informales. Así mismo, este taller busca concientizar a los habitantes sobre la importancia de tener “las cuentas claras”, de distinguir entre gastos del negocio y gastos del hogar, con el fin de darles herramientas para potencializar su negocio y tener una visión a largo plazo.

A lo largo de nuestras visitas a la fundación y al barrio pudimos ver cómo la organización ha mostrado ser un espacio donde la población más vulnerable tiene la oportunidad de realizar proyectos que ayudan a mejorar su calidad de vida. Aquello lo evidenciamos en las palabras de agradecimiento de los beneficiarios de microcréditos el día 07 de abril de 2011.

Este es el caso del testimonio de “Don Roberto”, beneficiario de tercera ronda de microcréditos en el barrio El Recuerdo, quien con mucho esmero y credibilidad en la organización nos contó brevemente su experiencia en el programa de Un techo para mi país. Resaltamos de esta entrevista los siguientes puntos: a) Para Don Roberto, las oportunidades que han surgido a raíz del microcrédito se han expresado en su capacidad de lucro económico, volver a empezar su negocio de zapatos con un potencial de microempresa y recuperar el sueño de poder construir su propia casa; b) Reconoce la confianza con que se han establecido las relaciones entre la comunidad del barrio y la organización Un techo para mi país, haciendo énfasis en el seguimiento, el continuo trabajo y los actos de reciprocidad a través de los cuales se ha podido establecer una relación fuerte, de trabajo y compromiso: “la gestión de Un techo para mi país ha sido excelente; más que dinero, son como una familia para nosotros”; c) Aclara que existe una fuerte ausencia institucional  y confirma que este tipo de gestión es un deber del Estado, trabajo que no debería estar en manos de la organización, pero que así mismo ha dado mejores resultados; d) Por último, Don Roberto hace un llamado de atención a los habitantes que han abandonado el programa sin haber  cumplido con sus compromisos y critica esa “costumbre o comodidad” que, cuando se tiene la necesidad, sólo agrupa a las familias cuando les van a regalar o a donar algo, no cuando tienen que luchar y responder por ello.

En cuanto a Sarai, otra beneficiaria del programa, se encuentra en tercera ronda, su proyecto consiste en la venta de empanadas y arepas y su sueño es el de poder llegar a montar su propio restaurante. De acuerdo a la entrevista vale la pena destacar: a) pertenecer al plan de microcréditos representa para ella “la forma y la oportunidad de alcanzar sus sueños”. b) Ella reconoce que a través de las rondas ha mejorado su idea de negocio haciéndolo más rentable, y a su vez le ha permitido mejorar sus condiciones de vida y las de su familia. c) Es importante reconocer que el papel que Sarai desarrolla en el barrio es muy importante para la comunidad y la fundación, ella es la principal mediadora entre la comunidad y UTPMP, siendo así un símbolo de fortaleza y ejemplo de salir adelante. d) Ella destaca que la conformación de un grupo solidario no fue nada fácil debido a que no es sencillo confiar en el otro, sin embargo dice que con el tiempo es muy gratificante sentir que tiene un apoyo. e) Finalmente, ella destaca  que el papel de Un Techo Para Mi País ha sido benéfico para la comunidad y ha sido de gran apoyo para ella. Es gratificante el vínculo que se ha creado entre los voluntarios de la fundación y ella, ya que es uno de los personajes que motivan a los voluntarios de la fundación a seguir trabajando.

El tercer participante del programa entrevistado fue Nohora, ella se encontraba en cuarta ronda del plan de microcréditos. El negocio de ella consistía en una central de intercambio, en donde las personas llevaban sus productos y los podía cambiar por otros. Es decir, si alguien producía tomates pero necesitaba lechugas podía ir a intercambiar los tomates por lechugas; además también se vendían los diferentes productos. Al tiempo Nohora se  dio cuenta de que este negocio no era sostenible, por lo tanto cambio su idea de negocio a una tienda de venta de productos diarios. De la entrevista vale la pena destacar que: a) ella afirma que el programa de microcréditos es una oportunidad para poder tener un negocio y trabajar de forma independiente. b) A partir de los ingresos que se generan por el negocio, la familia ha tenido una fuente de ingreso estable lo que les ha permitido tener una mayor seguridad. c) Las condiciones de vida han mejorado, como por ejemplo han podido mejorar su caja y ahora cuentan con una mejor alimentación. d) Debido a que la primera idea de negocio no fue sostenible, tuvo algunas dificultades; sin embargo, logro superarla cambiando el enfoque de su negocio con el apoyo de la fundación.

Después de estos testimonios, hemos visto que la importancia de los microcréditos radica en las oportunidades y confianza que genera los individuos a los cuales se les han entregado. Lo es porque ayuda a las personas de bajos recursos a que tengan una participación en el mercado, creando una serie de oportunidades económicas y fomentando libertades para quienes más lo necesitan, traducidas en oportunidades, acceso y participación en salud, educación, entre otros. Como bien nos recuerda Sen (2001), dichas libertades son fundamentales para el desarrollo de un país en términos de la fomentación de equidad y de bienestar social.

Nos llamó en particular la atención la red que se genera a partir de los microcréditos al interior de la comunidad debido a la condición de que si uno de los miembros del grupo solidario  incumple con el pago, los otros miembros deben responder. Consideramos que éste es un punto importante de resaltar debido a que las relaciones se basan en la confianza que se construye entre los miembros de la comunidad (Ostrom, 2003), lo cual permite la existencia de una mayor solidaridad y colaboración al interior de la población, teniendo como resultado un mejor desempeño a la hora de gestionar los diferentes proyectos.

Finalmente podemos establecer que la importancia del actor radica en que es una mirada en contra de la indiferencia, es una oportunidad para que muchos jóvenes tengamos la posibilidad de vivir  las condiciones de estas personas y no ser ajenos a la realidad. Así mismo, la labor público no- estatal de Un techo para mi país es de carácter integral en la medida en que cubre una gran variedad de aspectos, gestionando la provisión de herramientas a las comunidades menos favorecidas. Destacamos entre estas herramientas la expansión de las libertades de los miembros de la comunidad, la creación de un espacio para la reflexión y el debate que permite una participación activa de los individuos y una solución al obstáculo de la exclusión social.

 

Bibliografía:

  • Página principal UTPMP: http://www.untechoparamipais.org/colombia/sitio/
  • Sen, A. (2001) “¿De qué se trata el Desarrollo?” en “Fronteras de la economía del desarrollo”.
  • Besley, T. Ghatak, M. (2004) “Public Goods and Economic Development”.
  • Bresser, L. & Cunill, N. (1998) “Entre el Estado y el Mercado lo público no-estatal”.
  • Garay, L. (2002) Repensar a Colombia hacia un nuevo contrato social. Págs. 69-101
  • Entrevistas:

à Maryam Tertel (coordinadora programa de microcréditos)

à Jimena Barrera (voluntaria en el área de microcréditos)

à Don Roberto (beneficiario y líder del barrio)

à Sarai (beneficiaria y líder del barrio)

Nohora (beneficiario)


[1] Página principal del Banco Mundial: www.worldbank.org

[3] El grupo solidario está conformado por 3 a 7 personas. Esto garantiza que entre todos garanticen el pago del microcrédito mediante la coavalidad solidaria. Esta metodología grupal se basa en valores como la confianza, lo que fomenta el desarrollo de capital social.  Por lo anterior, es necesario que los grupos se conformen por iniciativa propia.

Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: