Fundación Promoción Humana

Fundación Promoción Humana

Por: Valentina Anzola – Daniela Escobar – Nicolás Gómez y Juan Ernesto González

Pregunta de investigación: ¿De qué manera logra trascender la atención prestada a los beneficiarios (usuarios) de la Fundación Promoción Humana?

El estado tiene como responsabilidad fundamental el bienestar de la sociedad. En ella está incluida la importancia de su intervención ante las fallas del mercado, como lo son la provisión de bienes públicos, la promoción de empleo y remediar los casos de externalidades negativas. Algunas veces el Estado no es lo suficientemente eficiente en la intervención de las fallas del mercado, es decir que se presentan fallas del Estado.

Algunas alternativas para el manejo de los bienes públicos son los entes privados y las organizaciones del tercer sector, como las comunidades organizadas, fundaciones, y alianzas publico privadas entre otras. La participación de este tipo de organizaciones en la construcción de lo público es de vital importancia ya que “el tema de lo público no-estatal también se vincula a la atribución por parte de la sociedad de una responsabilidad en la satisfacción de necesidades colectivas, mostrando que tampoco en este campo el Estado y el mercado son las únicas opciones válidas”  (Bresser & Cunill, 1998, pág. 14).

La “Fundación Promoción Humana” (FPH) es una organización que nace en el Gimnasio Campestre para la ayuda de las comunidades desprotegidas de los alrededores de la institución. Esta crea y desarrolla estrategias y programas con el fin de promover la dignidad en las personas que participan en ella, y su desarrollo integral para la transformación de los habitantes de las comunidades de los barrios marginales al norte de Bogotá.

La FPH fue creada en 1984 por el doctor Alfonso Casas Morales, fundador y entonces rector del colegio, con la intención de que los ex alumnos siguieran el trabajo social que venían desarrollando desde el colegio a partir de la organización Vanguardia de Acción Católica Social (VACS), La fundación se crea con la preocupación de responder a las necesidades de los barrios aledaños al Colegio, dado que en el momento de su creación, los barrios del sector de San Cristóbal Norte eran areneras y no  contaban con la provisión de algunos servicios públicos.

Su principal enfoque se encuentra en un proyecto educativo de formación integral en niños y niñas de manera organizada y responsable donde se realiza un acompañamiento a las actividades académicas en contra jornada a los horarios de los colegios, es decir que los niños asisten antes o después de su jornada académica regular (si el niño estudia por la mañana ira a los programas de refuerzo escolar en la tarde y viceversa).

Todas sus acciones y procedimientos están basados en los objetivos establecidos por la misma fundación, los cuales, más allá del mejoramiento académico, buscan prevenir la deserción escolar, prevenir las conductas de la vida en la calle, y orientar a los participantes y sus familias en la construcción de un proyecto de vida (Fundación Promoción Humana).

Para lograr esta serie de objetivos, se han creado 3 diferentes programas, proyectos secuenciales, en donde la transversal es la promoción humana, que ellos llaman valores para que tenga sentido la visión de la fundación. El primero de ellos es “Lógicas, lúdicas y valores”, el cual se ha caracterizado por ser el proyecto pionero que busca conseguir el aprendizaje del código alfabético (leer, escribir), y el desarrollo del pensamiento lógico y los valores en las personas. El segundo programa, enfocado hacia niños con un poco más de edad, se llama “Comunicación Significativa con Promoción Humana” el cual comenzó a funcionar en el 2008, con el objetivo de generar las competencias básicas en los niños de primaria y la compresión textual y de valores en la sociedad. Por último está “C.O.A.R.A método de estudio”, el cual se creó como la etapa final en el proceso formativo de los niños. En dicho espacio se adquieren cinco elementos guías (comprensión, organización, asociación, realización y aplicación) para aplicarse como método de estudio y  lograr convertir lo aprendido durante el ciclo de estudios en una herramienta practica para la autonomía, un mejor desenvolvimiento en la sociedad y buenos resultados académicos. Todos los programas trabajan bajo la supervisión tanto de la organización como de los padres o el núcleo familiar del participante y el colegio respectivo al que asiste.

La oportunidad de vincularse a los programas de la Fundación Promoción Humana no es una opción u oportunidad que tiene cualquier persona. Los procesos de selección no solo del personal de la institución sino de sus participantes son bastante selectivos y exigentes. Por medio de convenios interinstitucionales entre los diferentes colegios del sector y la FPH, se realiza la difícil selección de los diferentes niños aptos para los programas. En principio se realiza una selección de los niños en base a los datos académicos y las opiniones de los profesores de los colegios, los cuales sugieren a diferentes alumnos con problemas académicos y de conducta quienes cumplen con un perfil solicitado por la fundación. Realizado este proceso inicial, la fundación continua con una serie de entrevistas no solo con el niño en cuestión sino con toda su familia. En la entrevista se evalúan diferentes aspectos del estudiante como su capacidad académica (pensamiento analítico, critico, cognitivo, entre otros). Además de esto se evalúa su capacidad de lectura y escritura. No obstante, no solo se evalúan aspectos académicos del individuo sino se evalúa su ambiente familiar y los valores promovidos en casa ya que toda la familia termia involucrada en el proceso.

Para los habitantes del los barrios aledaños y participantes de sus programas, los servicios brindados por la FPH representan más  que una simple prestación de bienes un día determinado de la semana. Se han visto cambios de actitud y comportamiento en sus participantes, en cuanto se vuelven más conscientes de sus responsabilidades en casa y frente a la sociedad y ha cambiado de manera positiva la forma en cómo se comportan y desarrollan los niños y los ancianos de esta comunidad. Es así como las personas que se ven involucradas en este proceso definen la gestión de la FPH como “…atender necesidades sentidas por la comunidad, apoya procesos de aprendizaje de los niños en conjunto con los colegios y los padres, y defiende la convivencia sin violencia.”[1]

Por otro lado, para el Gimnasio Campestre la FPH es un servicio a una comunidad vulnerable que lo necesita, y un espacio adecuado a la formación de sus estudiantes de estratos altos en cuanto a responsabilidad social. “Promoción Humana ha sido pues el fruto de una filosofía institucional muy clara en relación con la responsabilidad de promover el cambio de la sociedad, de ayudar a superar la pobreza y la exclusión, y de hacer de estas causas elementos de una ética básica que debe estar debidamente sembrada en la conciencia de todos los gimnasianos.”(Londoño, 2006).

Al ver la manera en la cual la Fundación se convirtió en elemento de identidad para el Gimnasio Campestre y la trascendencia de los programas en la comunidad partícipe de ellos nos propusimos averiguar: ¿De qué manera logra trascender la atención prestada a los beneficiarios (usuarios) de la Fundación Promoción Humana? Es decir, que cambios se han visto en estas personas y si este ha sido positivo o negativo para su ambiente de aprendizaje, con especial énfasis en los programas escolares infantiles.

Para resolver la pregunta de investigación encontramos oportuno introducirnos al ámbito del problema como tal, es decir, decidimos empaparnos de la función de la fundación, de su gestión, del problema social que tratan y de su “comunidad”. Para ello se realizaron entrevistas a los miembros de la fundación más pertinentes: el señor Juan Pablo Henao, quien maneja, administra y dirige la fundación promoción humana; a Juan Antonio Casa Morales, rector del Gimnasio Campestre y nieto del fundador de la FPH; a Santiago Laverde, director de la gestión de servicio social en el Gimnasio Campestre; al presidente estudiantil del servicio social del Gimnasio Campestre; y a Diana Alejandra Orjuela Sáenz licenciada en educación para la infancia con énfasis en integración al ambiente escolar, profesora de la Fundación.

Siguiendo la misma línea, se realizaron 30 encuestas, 6 a miembros de la comunidad, 6 a funcionarios de la fundación, 12 a niños de la fundación, y 6 personas de la tercera edad, con el objetivo de conocer los diferentes puntos de vista de los segmentos elegidos para encuestar acerca de la organización (ver anexo 1).

Por último,  se realizó una entrevista con Gloria Cabra Vallejo, trabajadora social y encargada de los procesos de los alumnos vinculados con la FPH en el colegio Cristóbal Colón, quién nos brindó una visión objetiva de los resultados y cambios que han generado los programas en los niños.

Cabra menciona que desde el comienzo del convenio entre la FPH y el colegio distrital Cristóbal Colón, los niños siempre han recibido beneficios que se ven en sus resultados académicos, en su desarrollo humano y en su desarrollo como familia.

Así mismo, los niños respondieron a las encuestas casi unánimemente que están conformes con los espacios brindados por la FPH pues sienten que les ha brindado algún beneficio. Para ellos, esto se ve reflejado en que la fundación les han ayudado a mejorar académicamente pues les colaboran con las tareas y pueden mejorar aquellas asignaturas en las que van mal. A la vez, ha brindado una enseñanza en valores y comportamiento, cambiando la forma de ser de los niños positivamente en cuanto a que se comportan de mejor manera y prefieren asistir a los jornadas de la fundación a estar afuera en la vida de la calle. También expresan una sensación de comodidad en los salones y les gusta estar más ahí que en otros espacios, por que el trato es más personalizado dado que los salones son de máximo 25 niños, esto genera cercanía con la profesora la cual es mucho más evidente que en los colegios distritales. En la  FPH la profesora conoce al estudiante, conoce a su familia, conoce sus problemas, etc.

Pero no son solo los niños los que ven y sienten un cambio atendiendo los programas de la FPH. Tanto los miembros de la comunidad como los funcionarios de la fundación y los ex alumnos que se han involucrado con ella, afirman que la FPH se interesa en el bienestar de la comunidad y trata de solucionar de alguna manera los problemas que se encuentran dentro de la misma, de manera que ha contribuido con la educación de los niños aportado en su educación personal, en la manera de comportarse, y reforzando su educación escolar.

Al hablar con profesores y miembros de la comunidad, mencionan que este cambio actitudinal se ve en que los niños empiezan a portarse mejor y a obedecer a los papas y profesores, se ven más interesados en su desarrollo académico y en la participación constante a las sesiones de los programas, y presentan una actitud positiva a los problemas y situaciones a los cuales se enfrentan tratando de hacer buenas decisiones en aras al desarrollo de un buen ciudadano.

Algunos otros beneficios que están brindando la FPH a los participantes de los programas son: el hacer conscientes a los niños de la importancia de valores como les esfuerzo y la disciplina en la construcción del carácter; la implementación de más proyectos enfocados a otras poblaciones como lo son los adultos mayores, en los cuales les brindan mercados y prestan también servicio de escolarización para que puedan aprender a leer y escribir; y por último, pretende dar un ejemplo de participación y ayuda a la comunidad generando oportunidades en la solución de los problemas de la comunidad.

De acuerdo con Besley y Gathak (2004), los programas de educación de la FPH estarían brindando un aumento en el mercado de los bienes públicos, complementándolo, ya que este tipo de bien ofrece beneficios para la sociedad más allá que beneficios para los individuos. No obstante, todos los programas buscan aumentar la calidad de vida a la población marginal y proponer espacios de participación para la construcción de lo público.

Si bien la formación integral trabaja en el aumento de libertades y capacidades de los individuos, se podría concluir que VACS y Promoción Humana buscan el desarrollo que Amartya Sen (2001) expone. Los programas educativos son un ejemplo de la manera como se busca aumentar las libertades y oportunidades sociales al ocuparse de eliminar en analfabetismo y la ignorancia, a la vez que aumenta las capacidades de educación y participación en la construcción de la comunidad[2]. Junto a Sen, comparten la opinión que los problemas y los dilemas de la sociedad deben ser resueltos por los miembros de la sociedad, es decir que, al igual que Garay (2002), el ciudadano deber llegar a ser un actor de cambio, que en este caso se podría ver completamente identificado con los estudiantes del Gimnasio Campestre, y en un futuro los niños que son beneficiarios del programa.

Es así como Henao expone que el objetivo último de la FPH es la formación de ciudadanos con valores, “porque más que ser buenos o malos académicos están generando una cultura en una persona que puede llegar a ser un mejor ciudadano entiende las problemáticas que hay en su sociedad y entiende su responsabilidad en la ciudad, y no un ciudadano que es muy factible en esta comunidad que sean pandilleros o que sean las personas que están buscando negocios ilícitos…queremos que sean niños que se pueden proyectar a futuro” (Juan Pablo Henao, 2010).

No obstante, los resultados obtenidos por la FPH deben trascender a la niños e impactar a la comunidad para que puedan generarse cambios significativos en sus habitantes. De esta manera, tanto los profesores de las colegios como los familiares comentan que este propósito si se ha alcanzado. Por parte de los colegios, el cambio en las actitudes de los niños ayudan a mejorar un desarrollo en el aula de clase en cuanto a que es más fácil generar un ambiente de respeto, responsabilidad y disciplina. También, los niños estan más dispuestos al proceso de aprendizaje y se interesan por el, mostrando a sus demás compañeros el fruto obtenido de los programas.

En cuanto a las familiar o el núcleo familiar que tengan en casa, el cambio de comportamiento en los niños ha hecho que estos se comporten de una mejor manera y que opten por seguir los valores enseñados en la fundación como lo son la responsabilidad, la honestidad, la disciplina, la tolerancia, entre otros, que han hecho que los niños se abtengan de participar de la vida de la calle adpotando problemas juveniles y comportamientos autodestructivos como las drogas y la vida en pandillas.

Diana A. Orjuela, profesora de la FPH, reitera que a partir de los valores que se les enseñan a los niños, se les enseña a cmportarse en situaciones en las que no estan acostumbrados a actuar debidamente, “porque en sus casas ven algo totalmente distinto a lo que intentamos enseñarles, ven violencia, se comunican con grosería”. Los niños son entonces un factor de cambio en sus familias al marcar una diferencia en las dinámicas de hogar, estos enseñan a los padres a partir de su comportamiento a ser mejores personas y a cambiar conforme al niño cambia. Es importante recordar, que en los programas de la FPH se hace un acompañamiento psicológico tanto al niño como a la familia para que los alcances obtenidos no se vean disminuidos por el comportamiento en el hogar.

Es por esto que es muy importante el cambio que se genera en los niños, porque cambia el esquema de comportamiento y socialización tanto en la familia como en la comunidad para una convivencia más respetuosa y armónica, donde se genere confianza entre los miembros y esperanza para un cambio aumentando el capital social[3], como menciona Ostrom (2003).

La labor realizada por la Fundación Promoción Humana se centra en el bienestar de la comunidad y busca solucionar de alguna manera los porblemas que se encuentran en esta. Por medio de un proyecto educativo para niños, pretende alcanzar un desarrollo integral desarrollo educativo de los niños tanto en la parte académica, como en la parte formativa de valores y en el desarrollo personal de cada uno de sus participantes. Esto se realiza a través de 3 metodologías pedagógicas que han complementado la educación que los niños reciben en el colegio y la formación personal que las familias deberían brindar a los niños. Así, es evidente el cambio en valores, actitudes y comportamientos junto con un aumento en sus notas escolares.

Los resultados obtenidos afectan el desenvolvimiento de los niños en los círculos sociales y en su rol en la familia de manera positiva puesto que los mismos miembros de la comunidad han visto el cambio en los niños puesto que conocen en la manera como se comportan y la manera como ha mejorado su vida personal. También opinan que los programas implementados ayudan a salir adelante a los niños porque les da oportunidades, herramientas y valores que los forman para los retos que tendrán en la vida.

Por parte de los colegios, las herramientas adquiridas en los programas los incentivan a desarrollar sus estudios de mejor manera pues ha hecho que los niños hagan las tareas voluntariamente de manera responsable, aumentando su entendimiento en las clases y por ende su rendimiento académico. El cambio en las actitudes de los niños ayuda a mejorar un desarrollo en el aula de clase en cuanto a que es más fácil generar un ambiente de respeto, responsabilidad y disciplina. También, los niños estan más dispuestos al proceso de aprendizaje y se interesan por el, mostrando a sus demás compañeros el fruto obtenido de los programas.

Con respecto a la familia, los padres han visto mejoras a partir de la participación de los niños en los programas de la FPH ya que las cosas aprendidas en la fundación son aplicadas por los niños en sus vidas. Sin embargo, no se tiene la información suficiente para hacer un análisis del impacto total que ha habido en el ámbito familiar con los cambios presentados por los niños.

“La noción de lo público no-estatal contribuye a remarcar la importancia de la sociedad como fuente del poder político, atribuyéndole un rol expreso en la conformación de la voluntad política, así como reivindicando sus funciones de crítica y control sobre el Estado y, en general, su preocupación por la res publica. Pero el tema de lo público no-estatal también se vincula a la atribución por parte de la sociedad de una responsabilidad en la satisfacción de necesidades colectivas, mostrando que tampoco en este campo el Estado y el mercado son las únicas opciones válidas.”[4] Es así como evidenciamos que la Fundación Promoción Humana, como organización pública no-estatal, está enmarcada en la responsabilidad acerca de satisfacer necesidades colectivas,

Lo que es de resaltar es como toda la comunidad en general afirma que la Fundación Promoción Humana ha afectado positivamente a la comunidad porque tiene en cuenta las necesidades de la comunidad y de sus diferentes poblaciones, crean soluciones pertinentes a estos problemas de manera organizada y eficiente a través de los programas educativos para los niños y para los adultos, junto con la manera como ayuda en los aspectos sociales de niños y personas de la tercera edad, y finalmente, porque da recursos a personas que no los tienen y sus posibilidades para conseguirlos son bastante limitadas.

BIBLIOGRAFÍA

Asopadres Gimnasio Campestre. (s.f.). Bienvenida. Recuperado el 13 de Octubre de 2010, de Asociación de Padres de Familia Gimnasio Campestre: http://asopadres.org/vernoticia.php?id=9

Bresser, L., & Cunill, N. (1998). ENTRE EL ESTADO Y EL MERCADO: LO PÚBLICO NO ESTATAL.

Encuestas realizadas a 30 individuos involucrados con la FPH (ver anexo).

Fundación Promoción Humana. (s.f.). Educación. Recuperado el 13 de Octubre de 2010, de Fundación Alfonso Casas Morales para la Promoción Humana: http://www.fundacionpromocionhumana.org/pagina.php?p_a=6&d=programa-fundacion-promocion-humana

Garay, L. J. (2002). Repensar a Colombia: Hacia un Nuevo Contrato Social. Talleres del Milenio , 69-101.

Gimnasio Campestre. (s.f.). Actividades Gimnasianas. Recuperado el 13 de Octubre de 2010, de Gimnasio Campestre: http://campestre.edu.co/conocer_el_campestre/actividades-gimnasianas

Henao, Juan Pablo. Entrevista presencial. Octubre 13 de 2010.

Little, D. (2003). What is Economic Development? The Paradox of Wealth and Poverty: Mapping the Ethical Dilemmas of Global Development , 35-65.

Ostrom, E., Ahn T. K., Olivares C., (2003) ” Una perspectiva del capital social desde las ciencias sociales: capital social y acción colectiva” Revista Mexicana de Sociología.

Sen, A. K. (2001). ¿De qué se trata el Desarrollo? Fronteras de la economía del desarrollo , 509-516.


[1] Tomado de encuesta anónima realizada a los funcionarios de la FPH.

[2] “La libertad no es solamente el objetivo del desarrollo; también el medio crucial para alcanzarlo. […] Lo que una persona está en capacidad real de alcanzar está influenciado por las oportunidades. Estas oportunidades son, en gran medida, mutuamente complementarias y tienden a reforzar la posibilidad de alcanzar y usar otras. Por estas interconexiones agencias humanas libres y sostenibles emergen como un motor, generalmente efectivo, del desarrollo” Sen, A. (2001). ¿De que se trata el Desarrollo? Fronteras de la Economía del Desarrollo. Pg 2

[3] Capital social se refiere a la integración de factores como la confianza y normas de reciprocidad, redes y formas de participación civil, y reglas formales e informales o instituciones, en el marco de la acción social para ayudar al desarrollo económico y la gobernabilidad democrática. En: Ostrom, E., Ahn T. K., Olivares C., (2003) ” Una perspectiva del capital social desde las ciencias sociales: capital social y acción colectiva” Revista Mexicana de Sociología. P. 155-156.

[4] Bresser, L. C. (1998). Entre el Estado y el Mercado: lo Publico No-Estatal. Extraido de Bresser Pereira: http://www.bresserpereira.ecn.br Bresser, L. C. (1998). Entre el Estado y el Mercado: lo Publico No-Estatal. From Bresser Pereira: http://www.bresserpereira.ecn.br Pg. 14

Anexos

ANEXO 1

ENCUESTAS

Para el trabajo de campo, el grupo diseño dos tipos de encuestas, una dirigida hacia la población infantil  beneficiaria de la Fundación, y la otra para los adultos, la cual abarca beneficiarios de la Fundación, funcionarios de la Fundación, exalumnos del Gimnasio Campestre y Colegio Clara casas que participaron en dicho proyecto, y miembros de la comunidad.

Se realizaron 30 encuestas: 6 a miembros de la comunidad, 6 a funcionarios de la fundación, 12 a niños de la fundación, y 6 personas de la tercera edad. A continuación se encuentran los formatos de encuesta y los resultados tabulados y resumidos de las respuestas.

Encuesta Adultos

  1. ¿Cómo califica la labor realizada por la FPH?

a. Muy buena     b. Buena     c. Regular     d. Mala     ¿Porqué?

  1. ¿De qué forma ha afectado la FPH a su comunidad?

a. Positivamente     b. Negativamente     ¿Porqué?

  1. ¿Cree que la FPH ha contribuido con la educación de los niños?

a. Si       b. No       ¿Porqué?

  1. Personalmente, ¿de qué manera la FPH ha tenido algún impacto positivo cobre usted?
  1. ¿De qué otra forma la FPH tiene algún impacto sobre la comunidad?
  1. ¿Qué aspecto negativo encuentra en lo que hace o ha hecho la FPH?

Encuesta niños

  1. ¿Cómo crees que son los espacios de la Fundación Promoción Humana?

a. Muy buenos     b. Buenos     c. Regulares     d. Malos     ¿Porqué?

  1. ¿Cómo y en qué te ha ayudado la Fundación Promoción Humana?
  1. En la educación, ¿qué ha hecho la Fundación por ti?
  1. ¿De qué otra forma has recibido ayuda de la Fundación?
  1. ¿Qué le cambiarías a la fundación?
  1. ¿Estas satisfecho con las actividades desarrolladas con la Fundación Promoción Humana?
  1. EXALUMNOS

Los exalunos tienen visiones polarizadas de la labor de la FPH. Para unos, la labor de la fundación es muy buena en cuanto a que esta ayudando a personas que lo necesitan. De la misma manera, se califica su labor como buena ya que tiene una muy buena organización y muy buenos proyectos. Por otro lado, se califica su labor como regular pues considera que se está mal acostumbrando a los participantes dandoles los beneficios de la organización sin nada a cambio, es decir, sin una manera por la cual ganarselos.

El 66% de los exalumnos consideran que la FPH ha afectado positivamente a las personas involucradas con la fundación porque ayudan a la gente que lo necesitan y crea un ambiente de respeto, responsabilidad y disciplina. El otro 33% considera que a afectado negativamente a las personas involucradas pues algunos estudiantes son obligados a prestar servicio social en la fundación y este, según el, debería ser voluntario no forzado.

Al igual que en la pregunta anterior, el 83% afirma que la FPH ha contribuido con la educación de los niños ya que a aportado en su educación personal, en la manera de comportarse, y reforzando su educación escolar. No obstante, 27% no cree que la FPH ha contribuido pues al darle gratis todas las cosas, no genera incentivos para que los niños aprendan a esforzarse por lo que deben hacer.

Algunos mencionan que la FPH ha tenido un impacto personal sobre ellos donde ha creado conciencia de las necesidades de las poblaciones menos favorecidas. También les ha enseñado a convivir con otras personas y a saber que cada uno tiene un deber con el otro.

Otras maneras por las cuales la fundación genera algún impacto en la comunidad son:

–          Pretende dar ejemplo de participación y ayuda en la solución de los problemas de la comunidad.

–          Hace conscientes a los niños de que tienen que esforzarse en un futuro.

–          Ayuda a las personas de la tercera edad con otros programas.

Algunos aspectos negativos que encuentran los exalumnos de la fundación se encuentran en que esta no genera los suficientes incentivos para que las personas progresen y que no sean mantenidas por la fundación (en el caso del programa de abuelos), y la insatisfacción de las labores que realizan el personal directivo y administrativo de la organización.

  1. FUNCIONARIOS

La labor de la fundacion es muy buena, de acuerdo con sus trabajadores, ya que se interesa por el bienestar de la comunidad y busca solucionar de alguna manera los porblemas que se encuentran en esta a traves de donaciones de mercado a los adultos de la tercera edad y con la educación y alimentacion de los niños.

De esta manera, se ha generado un impacto positivo en la comunidad pues sus proyectos educativos incentivan a los niños a desarrollar sus estudios de mejor manera y ayudan a las personas que más lo necesitan.

Como se mencionó anteriormente, la FPH ha contribuido en la educación de los niños porque los incentiva a desarrollar sus estudios de mejor manera pues ha hecho que los niños hagan las tareas voluntariamente de manera responsable, aumentando su entendimiento en las clases y por ende su rendimiento académico.

Para algunos funcionarios, la labor de la fundación se ve reflejado en un cambio en la comunidad pero no ha habido impacto en sus vidas. Otros, se han involucrado con los participantes a el punto en que han conocido los problemas de la comunidad más a fondo y trabajan en posibles soluciones, que los han hecho crecer como personas.

Con respecto al impacto en la comunidad, este se encuentra en todo el apoyo que han brindado a través de los proyectos de la organización. Los niños se llenan de valores y son más amables, generando mejores personas.

En los aspectos negativos, a pesar de que están entregados a ayudar a la comunidad, a los funcionarios les gustaría poder ayudar a más personas, pero debido al espacio limitado con el que cuenta, la infraestructura y los recursos por el momento no alcanzan para una ampliación de los programas.

  1. COMUNIDAD

La labor que ha hecho la FPH la califica la comunidad como buena y muy buena ya que consideran que sus aportes han beneficiado el desarrollo educativo de los niños tanto en la parte académica, como en la parte formativa de valores y en el desarrollo personal de cada niño. Todos han visto mejoras en la vida académica y personal de los participantes.

El 100% de la comunidad afirma que la FPH los ha afectado positivamente pues ha complementado la educación que los niños reciben en el colegio y la formación personal que las familias deberían brindar a los niños. Así, es evidente la amabilidad de los niños que asisten y el aumento en sus notas escolares.

Siguiendo con las mismas ideas, los programas de la FPH complementan, en el caso de lo académico, la educación que reciben los niños, y a veces forma nuevamente, la educación en valores para un cambio profundo en las dinámicas sociales y la manera de ser y proyectarse de estos niños. Uno de los encuestados piensa que la fundación ha contribuido porque las cosas aprendidas en la fundación son aplicadas por los niños en sus vidas.

Algunos de los comentarios expuestos en las encuestas muestran que los resultados obtenidos afectan el desenvolvimiento de los niños en los círculos sociales y en su rol en la familia de manera positiva. Los programas dan bunas formas de aprendizaje a los niños y forma personas buenas.

Con respecto a la comunidad, las personas comentan que han visto el cambio en los niños que conocen en la manera como se comportan y la manera como ha mejorado su vida personal con esto. Otros opinan que ayuda a salir adelante a los niños porque les da oportunidades, herramientas y valores que los forman para los retos que tendrán en la vida. Un ejemplo de esto es el método de estudio que se interioriza en la manera de aprender cualquier tema, y los valores como el esfuerzo y la constancia que los llevarán a desarrollar de mejor manera sus planes a futuro.

Sin embargo, no hubo críticas a la labor que la FPH ha realizado hasta el momento.

  1. ABUELOS

A pesar de que el programa para abuelos es ajeno al programa de educación para niños, se consideró pertinente evaluar de manera corta lo que sus participantes opinan de la labor de la Fundación Promoción Humana.

Los abuelos consideran que la labor de la FPH ha sido buena y muy buena porque ha ayudado en la comunidad, y con su programa para la tercera edad, se realizan actividades, les ayudan a aprender a leer y a escribir, se preparan paseos, y les regalan mercados teniendo en cuenta las necesidades de sus participantes tanto físicas como psicológicas y emocionales.

El 100% de los encuestados afirmas que la FPH ha afectado positivamente a la comunidad porque tiene en cuenta las necesidades de la comunidad y de sus diferentes poblaciones. En esto opinan que todo lo que hacen es bueno, los programas educativos para los niños y para los adultos, la manera como ayuda en los aspectos sociales de niños y personas de la tercera edad, y finalmente, porque da recursos a personas que no los tienen y sus posibilidades para conseguirlos son bastante limitadas.

Con respecto a la educación de los niños, estos opinan que si  ha contribuido porque los niños aprenden todos los días y reciben una buena educación, social y académica, y los ven cada día mas felices.

Muchos de los encuestados se sentían abrumados al momento de expresar los aportes que la FPH ha tenido en ellos. Comentarios desde “me ha ayudado tanto que no se cómo explicarlo”, “nos tratan bien” y “me ah ayudado con educación y comida”, denotan la manera en que la organización ha entrado a prestar los servicios del Estado y dando importancia a esta población, que en ambientes como los que viven, son ignorados y dejados a un lado por sus familiares y en sí toda la comunidad.

La FPH ha ayudado a la formación de la comunidad, no solo a los niños sino también de los abuelitos, ha creado personas de bien que se puede ver reflejado en la manera como los niños están estudiando y la alegría de los abuelitos al participar de todas las actividades programadas.

Al igual que los demás miembros de la comunidad, los abuelitos no ven algún aspecto engastito de la organización, sino que más bien la ven como una bendición de Dios.

  1. NIÑOS

Para los niños, los espacios de la FPH son en general buenos. El 50% piensa que han sido muy buenos por que les ayuda a hacer las tareas y a mejorar en las materias del colegio en las que iban mal. A la vez, ha brindado una enseñanza en valores y comportamiento, cambiando la forma de ser de los niños positivamente.

Todos en general están conformes con las actividades que la FPH, es decir que están a gusto con los que en sus espacios realizan y pueden ver algunos beneficios de ellas.

Otras maneras en las que los niños han sentido que la fundación les ha ayudado ha sido a hacer amigos, donaciones de ropa y juguetes, enseñanza de valores, consejerías y acompañamiento psicológico.

Evaluando los programas y las instalaciones, los niños unánimes expresan que no cambiarían nada a parte de un aumento en el número de computadores y algunos otros recursos.

 

Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: