IDRD

Instituto de Recreación y Deporte (IDRD)

Por: Valentina Ospina – Juan Camilo Garzón – Juan Manuel Prado e Iván Felipe Guzmán

  • ¿Por qué y para qué la investigación?:

Uno de los grupos vulnerables menos reconocidos en el país son los discapacitados. Estas personas, tienen una serie de derechos que muchas veces no son respetados por el Estado ni por la población civil, por eso buscamos indagar sobre la función del Estado en la protección de este grupo social. Específicamente tomamos el  Instituto de Recreación y Deporte (IDRD) que es un actor público estatal, en Bogotá, este trata el tema de recreación a los discapacitados por medio de diferentes actividades. Se cree que la recreación y el deporte es importante para esta población, ya que aunque NO es un derecho que se considere como fundamental y muchas veces no es valorado ni respetado por el Estado o la sociedad, de igual forma es un derecho que tiene influencia sobre el crecimiento, el desarrollo humano y la calidad de vida de este grupo de personas.

El artículo se centra en el análisis de las personas con dificultades físicas para caminar, entorno a la pregunta: ¿De qué manera se ven beneficiados aquellos individuos con discapacidades que participan en las actividades del IDRD? Lo anterior, teniendo en cuenta sus características y perfil de las personas asistentes a estos programas. Se hace un investigación de los eventos que existen, las ayudas sicológicas y físicas que se les ofrecen y demás servicios que se les puedan prestar. Además, se analiza si el objetivo y la misión del instituto se ven reflejados en los resultados y la vida de las personas implicadas.

  • Metodología

El trabajo es realizado en distintas etapas:

ü  En primer lugar, se hace recolección de información secundaria, basándose en páginas oficiales del IDRD y de la alcaldía de Bogotá, en ellas se encuentra información importante sobre la creación y función de esta entidad pública que es útil para su análisis.

ü  En una segunda etapa, se hace un acercamiento directo con el actor público, en este caso e logró poner en contacto con el director del programa de deporte para discapacitados el señor Robinson Machado, quien nos ha brindado una entrevista contándonos un poco de la labor del IDRD con estas personas físicamente discapacitadas (la visión que pudimos obtener de esta entrevista es desde el sector público, en donde el actor nos cuenta sobre sus programas y el funcionamiento de esta entidad).

ü  En la tercera etapa se necesitó de un contacto directo con los discapacitados, contacto que se tiene en varios de los entrenamientos que estas personas realizan a lo largo de todas las semanas, a ellos se les encuesta para saber un poco del perfil humano (partiendo de características generales y otras variables). También se hacen entrevistas a algunos de ellos para saber los beneficios que esta actividad les ha brindado y cómo ha cambiado sus vidas.

ü  Finalmente se presenta todo el desarrollo de la investigación en este informe con una presentación final.

  • Tipo de actor y su función en la sociedad.

Esta es una institución distrital pública, que tiene como objetivo colaborar en el proceso de habilitación y reintegración de las personas a la sociedad, ayudándolos a identificar sus habilidades y entender que el mejoramiento de su calidad de vida está en gran parte en sus  manos. Ellos buscan mejorar la calidad de vida de las personas con discapacidades y de sus familias haciéndolas participativas y autosuficientes. Para  lograr esto desarrollan programas y actividades dirigidas a la funcionalidad e integración, basándose en acciones recreativas en comunidad. La principal motivación que tiene esta organización es lograr una sociedad inclusiva que reconozca los derechos y deberes de las personas con discapacidades.

El tema alrededor del cual gira el articulo se analiza a la luz de varios autores: En la teoría de Bresser, L. & Cunill, N.(1998), existen cuatro tipo de actores principales, lo público estatal, lo público no-estatal, las corporaciones y las entidades privadas.[1] EL IDRD se considera un actor de lo público estatal, ya que en primer lugar fue creado por el Estado bajo el acuerdo 4 de 1978, en donde el consejo de Bogotá crea este Instituto como un establecimiento público, con Personería Jurídica, autonomía administrativa y Patrimonio independiente[2]. Además en una de sus funciones establece: “Formular políticas para el desarrollo masivo del deporte y la recreación en el Distrito Especial[3], con el fin de contribuir al mejoramiento físico y mental de sus habitantes, especialmente de la juventud.” El tema de interés público gestionado, es la recreación y el deporte en Bogotá, que tiene como fin, contribuir al mejoramiento de sus habitantes en el ámbito físico y mental, en donde caben las personas con discapacidad, por tanto decimos que el IDRD es un actor público estatal (financiado y controlado por la alcaldía de Bogotá, pero con autonomía para utilizar el presupuesto de manera propia) y gestiona la contribución al mejoramiento físico y mental de la sociedad discapacitada.

Desde otro ángulo, el IDRD está organizado bajo el control de una junta directiva compuesta por, el Alcalde de Bogotá, el personero, el secretario de hacienda, el secretario de educación, el secretario de obras públicas y cuatro concejales con sus respectivos suplentes. Como se puede observar todos hacen parte del sector público estatal y por tanto se cuenta con un alto grado de control del Estado, bajo este presupuesto, se cree que el funcionamiento según Stiglitz, J. (2000) de esta entidad está burocratizado y la jerarquización existente puede no generar los mejores resultados, sin embargo el IDRD se ha caracterizado por proponer cambios en este sentido y como tiene autonomía administrativa no ha permitido que los intereses individuales prevalezcan sobre los generales. En adición a esto, existen valores institucionales dentro de la organización que son muy bien establecidos y protegidos, como la responsabilidad, la honestidad o el compromiso.[4]

Para las personas con dificultades físicas y que necesitan de una silla de ruedas para moverse existen  varios proyectos paraolímpicos, entre ellos: Atletismo, baloncesto, natación, futbol y voleibol; todas adecuadas para que estas personas las puedan desarrollar plenamente. Es una institución recreativa y deportiva que por medio de sus facultades busca lograr metas más profundas en la sociedad y en específico en estos grupos vulnerables.

  • Beneficios para los participantes.

Debido a sus objetivos y motivaciones, encontramos temas de interés público que analizaremos a lo largo del texto.  En primer lugar expondremos las ideas de Amartya Sen quien se centra en el desarrollo de las libertades. Las libertades sociales como la educación pública, o la oportunidad de participar en eventos, o desarrollarse plenamente en la sociedad cobran importancia como lo expone el autor: “esta libertades son valiosas en sí mismas, pero además contribuyen al desarrollo económico (…) incluso  a las libertades especificas que resultan de la prosperidad económica”[5].  Relacionando lo expuesto por Sen, para el desarrollo se puede decir que el IDRD despliega libertades sociales, de acuerdo con los objetivos que se plantea como organización pública, de los cuales se pueden rescatar los siguientes: “ofrecer alternativas de actividades recreativas y deportivas a todos los segmentos de la población, anticipar y atender las necesidades de los usuarios vulnerables de los programas recreativos y deportivos, obtener altos índices de satisfacción y ser organización central, sólida y eficiente, generadora de políticas, con procesos de ejecución descentralizados”[6]. Lo anterior nos permite concluir que el IDRD busca dentro de su funcionamiento contribuir al impulso de libertades a través de sus programas.

Varios de los programas ofrecidos, según Robinson Machado están encaminados a grupos con poca representación y a los cuales no se les están respetando sus derechos ni libertades, especialmente en el ámbito físico, los discapacitados en silla de ruedas son aquellos beneficiados por estos programas. Es necesario aclarar que existen programas de recreación y programas de competencia y alto rendimiento, la forma de funcionamiento es básicamente que los programas de recreación se hacen en varias localidades de Bogotá, como Suba, Bosa o Ciudad Bolívar, allí van varios entrenadores y recreadores y hacen que la comunidad participe, brindando apoyo a estos grupos vulnerables. Aquellas personas con aptitudes para el deporte de competencia son atraídas por el IDRD y son entrenados, subsidiados y apoyados económicamente para que se conviertan en deportistas de alto rendimiento y participen en varias competencias representando a Bogotá.

Para aquellos deportistas vinculados a los programas anteriormente mencionados, existen distintos beneficios, algunos tienen subsidios de alimentación y transporte, otros tienen educación gratuita y la gran mayoría de ellos que alcanzan un nivel de competencia de alto rendimiento no tienen que pagar absolutamente nada para asistir a los eventos deportivos, el IDRD con ayuda de la Alcaldía y el Ministerio público brindan apoyo económico a estos competidores para que asistan a los distintos campeonatos nacionales e internacionales y además estas personas reciban un sueldo y una remuneración económica por representar a Bogotá y a Colombia.

Por otro lado, Sen plantea que la falta de libertades deja a los individuos sin capacidad de agencia, es decir incapaces de ser motores de cambio, volviendo a ser el paciente de los programas de desarrollo, tema relacionado con el ciudadano de Garay. Aquí los aportes de Garay hacen relación directa a la situación del país, porque en Colombia no se desarrolla una ciudadanía autogestora que contribuya a la construcción de lo público. Evidentemente el tema central o problemática de lo público en Colombia relacionado con nuestro actor es la exclusión social. Esta es definida como “no solo en términos raciales, étnicos, religiosos y de género que se observan en amplio número de países, sino también en cuanto a la inequidad de oportunidades, de ingreso, de conocimiento y de posibilidades de realización humana y ciudadana”[7]. Según Garay, la exclusión atenta a lo público de tal manera que reduce la libertad, la capacidad de escogencia, decisión, acción y persuasión de los grupos excluidos y dominados; limita la persuasión sobre asuntos de interés colectivo  y aun más, impide el desarrollo de ciudadanos deliberantes y activos. En este punto de vista existe una relación directa y plena entre el IDRD y la problemática colombiana de la exclusión, ya que este Instituto contribuye directa e indirectamente a cumplir funciones del Estado que pretenden disminuir esta exclusión y poco a poco llegar a ser un país incluyente. Se puede ver evidencia de esto en la visión del IDRD expresado en los siguientes puntos: “Nos vemos anticipando y atendiendo las necesidades de los usuarios de los programas recreativos y deportivos(…) Nos vemos ofreciendo alternativas de actividades recreativas y deportivas a todos los segmentos de la población(…) Nos vemos incrementando el interés de los particulares en apoyar los diferentes programas gracias a una gestión eficiente de los mismos”[8] lo anterior evidencia el objetivo organizacional del IDRD de buscar inclusión social para toda la población, especialmente para los grupos vulnerables y así generar un ambiente propicio de la construcción de lo público a través del consenso social.

Enfatizando en el tema, la capacidad de agencia desde la teoría que propone A. Sen. (2001), sobre la realización de las libertades de cada persona, es importante hacer una aclaración: Desafortunadamente, la población con discapacidad no puede convertirse en el “agente”[9] planteado por Sen, sus características físicas no se lo permiten, es por esto que el Estado debe dar mayor protección a este grupo social y funcionar como un tercero que vela por la protección de sus derechos, debe brindar oportunidades sociales.[10] Desde el punto de vista de Sen, se espera que la libertad cultural de esta población sea respetada y protegida por el Estado a partir de una organización estatal como lo es el IDRD, libertad fundada en el derecho a la recreación, en la capacidad de expresión de sus facultades físicas y en la no discriminación social por su condición.

El tipo de análisis que se debe hacer sobre este actor, tiene que ver con el Desarrollo que puede generar a partir de sus programas de apoyo a grupos vulnerables, como los discapacitados, hablando de desarrollo no como crecimiento económico en la sociedad sino como desarrollo humano, específicamente del que habla el Informe de Desarrollo Humano de Bogotá (2008), en donde aunque no habla de recreación puntualmente si hace énfasis en la necesidad de un aumento en la protección de los discapacitados a partir de la no vulneración de sus derechos, como la educación. Es entonces función del IDRD promover este tipo de protección y de desarrollo humano encaminando una de sus tantas labores a los grupos vulnerables como lo son las personas discapacitadas en la ciudad de Bogotá.

  • ¿Quiénes son las personas que participan de estos programas?

Gracias a la entrevista con el señor Robinson Machado, ya tenemos un primer esbozo del perfil de estas personas que acuden a los programas. Como se comentó anteriormente, muchos de estos eventos se programan en localidades de bajos recursos económicos, lo que en palabras del propio Robinson nos dice que las personas más afectadas físicamente están en estos sitios de la ciudad, además en su mayoría son hombres mayores de edad y una vez que se vinculan a cualquiera de los programas del IDRD no se retiran fácilmente, son estables y además buscan una posición en los lugares de alta competencia. Para aquellos que participan como agentes de cambio (incluyendo al señor Robinson), las motivaciones son varias, una pasión por el deporte, querer ayudar, la remuneración de la victoria, etc. Estas personas permiten que aquellas que no pueden ser eje de cambio se vean beneficiadas y esto se refleja en las ganancias que cada uno de los discapacitados ha tenido, desde una remuneración económica, hasta una educación gratuita, pasando por ganar respeto, reconocimiento, salud y valor para seguir adelante aún con una condición tan complicada como es ser discapacitado físico en este país.

Además, después de hacer encuestas a 20 individuos que hacen parte del IDRD se obtuvieron los siguientes resultados: el 58% son mujeres y el 42% hombres, el rango de edad esta entre 18 y 40 años, el estrato socioeconómico esta entre 1 y 3. Al preguntarles que aportes creen que les ha hecho el instituto a sus vidas entre sus respuestas estuvo: desarrollo social, mejoramiento de su estado físico y motriz, recibieron estímulos económicos, consiguieron amigos y se animaron mucho más y lograron tener más independencia. Al observar todos estos resultados se deduce que efectivamente el IDRD si esta mejorando la calidad de vida de los individuos que participan en sus actividades y les esta dando herramientas para poder salir adelante solos y poder hacer parte del cambio en Colombia.

  • Finalmente.

En conclusión, a partir de este actor, se puede llegar a lograr la satisfacción del interés público[11], a través de un actor estatal, dando protección y velando por la consecución de los derechos de la población con discapacidad física y mental. Haciendo una buena labor, se estaría creando el nuevo contrato social del que habla Garay y se podría cerrar un poco la brecha de la exclusión social sobre los grupos sociales en los grupos vulnerables. Por otro lado, esta investigación es prudente para la clase de la gestión de lo publico ya que el trabajo que se esta desarrollando es por parte de un actor de lo publico el cual busca un beneficio para la comunidad de los discapacitados. Este busca mejorar su calidad de vida y hacerlas personas más felices e incluso más útiles y autosuficientes  para así poder aportar al desarrollo del país.  Que estos discapacitados puedan ser más proactivos  implica un beneficio para todo el país ya que ellos también podrán aportar al cambio de Colombia.

Sin embargo, una de las críticas negativas que se le hace a este instituto corresponde a la importancia que se le da a la competencia y a ganar. Aunque todo el mundo puede entrar al centro, este se basa mucho más en aquellos que compiten y traen logros en competencias al IDRD, es necesario que la función principal de este tipo de programas sea la recreación activa e incluyente de este grupo vulnerable, no la competencia formal.

Por otro lado, al inicio de la investigación se pensó que el IDRD estaba altamente burocratizado, pues existen muchos actores públicos y controladores que pueden obstruir la función principal de este instituto. Sin embargo la investigación llevó a un resultado distinto y se logra observar que esta alta burocratización no ha sido un factor de impida el buen funcionamiento de esta organización. En esta parte es importante aclarar que el IDRD no ha podido ser más incluyente a falta de recursos económicos que deberían ser otorgados por el ministerio público y la alcaldía de Bogotá, esto es un llamado a estas entidades, pues todos en esta sociedad buscamos desarrollo, pero este se logra desde la inclusión social y desde la participación activa de todos los ciudadanos.

Creemos que este investigación logró desarrollar lo aprendido en clase y aplicarlo a una situación de la vida real, además conocemos de los beneficios que estas personas reciben, cómo llegan  incluirse a estos programas y como tal quienes son, damos las gracias al Instituto de Recreación y Deporte por su colaboración y a las personas encuestadas y entrevistadas.

  • Bibliografía:
  • Acuerdo 4 de 1978 Consejo de Bogotá. Cap 1: Naturaleza y funciones, art. 1.
  • Bresser, L. & Cunill, N.(1998) “Entre el Estado y el Mercado: lo público no-estatal “
  • Entrevistas y encuestas a los actores de la investigación.
  • GARAY, Luis Jorge (2002): “Repensar a Colombia Hacia un nuevo contrato social”
  • SEN, Amartya K. (2001): “¿De qué se trata el desarrollo?”en Banco Mundial (2001): “Fronteras De La Economía Del Desarrollo: El futuro en perspectiva”, Oxford Univesity press.

[1] Bresser, L. & Cunill, N.(1998) “Entre el Estado y el Mercado: lo público no-estatal ” P. 3.

[2] Acuerdo 4 de 1978 Consejo de Bogotá. Cap 1: Naturaleza y funciones, art. 1.

[3] En la época de promulgación de la ley, Bogotá era considerado un distrito especial, en la actualidad se considera Distrito Capital.

[4] http://www.idrd.gov.co/www/section-9.jsp

[5] SEN, Amartya K. (2001): “¿De qué se trata el desarrollo?”en Banco Mundial (2001): “Fronteras De La Economía Del Desarrollo: El futuro en perspectiva”, Oxford Univesity press. pp. 510.

[6] http://www.idrd.gov.co

[7] GARAY, Luis Jorge (2002): “Repensar a Colombia Hacia un nuevo contrato social”, pp. 80.

[8] http://www.idrd.gov.co

[9] El mismo ciudadano activo del que habla Garay.

[10] Sen, A.  (2001) “¿De qué se trata el Desarrollo?”en ” Fronteras de la economía del desarrollo” P.512.

[11] Bresser, L. & Cunill, N.(1998) “Entre el Estado y el Mercado: lo público no-estatal ” P. 6.

 

Be the first to start a conversation

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: