Alta Consejería para la Reintegración (ACR)

Alta Consejería para la Reintegración (ACR)

Por: Camilo Medina – Jorge Quinche – Carlos Forero – Andrés Esquivel

LA REINTEGRACIÓN: UN ASUNTO DE TODOS

Es bien sabido que Colombia es un país azotado por la guerra hace más de 50 años, por una guerra que ha significado vidas, sacrificios y retroceso en todo sentido de la palabra. Es una guerra que tiene su nacimiento en una idea, pero que se convierte en ideología para luego transformarse en realidad, una realidad en la que se ven envueltos miles de personas pero de la que muy pocos han podido escaparse. Hoy en día se les presenta una nueva cara del conflicto a los participantes de él, la posibilidad de la reintegración a la sociedad. El presente artículo está orientado hacia la evaluación de la eficiencia en una etapa específica de este proceso de reintegración: la etapa que adopta el mismo nombre del proceso y en la cual los individuos entran al centro de atención Ciudad Bolívar. De esta forma se busca determinar la forma en que éste centro contribuye a la construcción de lo público por medio de los servicios prestados, y a su vez se busca encontrar las falencias del programa, percibidas por sus participantes. A los fines indicados precedentemente, se realizaron visitas presenciales al centro, entrevistas a los distintos participantes y el uso de fuentes secundarias para un análisis más profundo.

Introducción

Este artículo nace de la motivación de sus autores por conocer lo que pasa con los insurgentes al otro lado del conflicto armado, un lado que promete paz, tranquilidad, esperanza y adaptación. Un lado que al parecer contribuye con la construcción de lo público.  Se quiso entonces evaluar precisamente esta contribución, lo que sucede con las personas que dejan sus armas para iniciar una nueva vida, el proceso de hacerlo, y además conocer cuáles son los servicios que se les prestan y si estos servicios han cumplido con las expectativas de estas personas o no.

La Alta Consejería para la Reintegración es la encargada de diseñar, ejecutar y evaluar la Política de Estado dirigida a la Reintegración social y económica de las personas o grupos armados al margen de la ley que se desmovilicen voluntariamente, en coordinación con el Ministerio de Defensa Nacional, el Ministerio del Interior y de Justicia y la Oficina del Alto Comisionado para la Paz[1]. Es una organización de carácter público-estatal, que tiene una dependencia directa de la Presidencia de la República, es decir que el Estado provee los recursos necesarios para que se logren los objetivos del programa.

La ACR busca atender un problema social derivado de una gran exclusión, desigualdad y falta de oportunidades económicas y sociales hacia las personas que están directamente afectadas por la violencia al haber pertenecido a grupos armados y que ahora de manera voluntaria quieren reintegrarse a la sociedad colombiana.

Para ello, se ha implementado un programa que busca ayudar a que los desmovilizados de los grupos armados ilegales colombianos para que logren reintegrarse de nuevo a la vida civil, mediante un proceso de dos etapas. La primera es la reinserción, que es una estrategia de corto plazo que se da inmediatamente después de la desmovilización, brindando subsidios y apoyo económico a cada participante, por un periodo de máximo dos años. La siguiente etapa es la Reintegración, que busca el beneficio del desmovilizado, su familia y su comunidad. Para ello, el apoyo económico se brinda de acuerdo a los logros de cada participante, y su objetivo es que se logre autosuficiencia, ayudando al individuo a ser participante activo e integrado de la sociedad por medio de los centros de servicios, los cuales les ayudan en lo concerniente a la educación, salud, oportunidades de negocio, esperanzas, entre otras, brindándole además un subsidio económico.

Este artículo se centra en esta segunda etapa referente a la reintegración, donde hacemos un análisis sobre cómo el centro de atención Ciudad Bolívar logra precisamente este proceso de reintegración a la sociedad, contribuyendo a la construcción de lo público a través de los distintos programas y beneficios financiados con recursos públicos, y cómo ésta alcanza sus objetivos, ayudando a estos individuos para que puedan desenvolverse dentro de la sociedad civil y se conviertan en futuros agentes de cambio.

En una primera parte del artículo incluimos la metodología con la que se realizó la investigación y se tratan algunos elementos relevantes sobre la política pública de reintegración, a la luz de un marco teórico sustentado. Luego se hace un análisis del proceso que se ha llevado a cabo a través del centro de atención Ciudad Bolívar, para el desarrollo de los programas en concordancia a la política pública establecida. Finalmente presentamos los resultados de la investigación con sus respectivas conclusiones y algunas recomendaciones.

Pregunta de Investigación

¿Cómo la ACR, a través del Centro de Atención Ciudad Bolívar, logra el proceso de reintegración de desmovilizados a la sociedad, y cómo se  ha contribuido a la construcción de lo público?

Metodología

Primero, recurrimos a fuentes secundarias con la motivación de abstraer la mayor cantidad de información relacionada con la Alta Consejería para la Reinserción, sobre su misión, su visión, sus funciones, procedimientos, actores principales y secundarios, etc. Al ser muy amplio este actor, decidimos reducir el enfoque, orientándolo hacia uno de los principales centros de servicios que hacen parte de la ACR, el centro Ciudad Bolívar, el cual es suficientemente representativo como para arrojar unos resultados significativos. A partir de esta información construimos nuestra pregunta de investigación, la cual fuese lo suficientemente relevante y específica como para darnos una luz en el análisis del centro y su forma de contribuir a la construcción de lo público.

En nuestro primer acercamiento a la organización y a través de algunos contactos, hicimos 3 entrevistas a coordinadores y asesores de cada una de las áreas de servicios que presta el centro, siendo éstos los encargados del área de salud, educación y tema jurídico. En estas, logramos recolectar información detallada respecto a los servicios que presta el centro. Con esta información, elaboramos una entrevista dirigida a dos desmovilizados, la cual incluía preguntas relevantes relacionadas al tema de la prestación de servicios del centro, su experiencia en la organización, su proceso, y su grado de aceptación e interacción con los distintos servicios del centro.

No siendo suficiente esta información para la construcción de un marco teórico robusto, se hizo un segundo acercamiento al centro Ciudad Bolívar. En este segundo contacto, logramos hacer 5 entrevistas más a funcionarios del centro, dentro de las cuales estaba un contratista (atención general), el encargado del área psicosocial, un encargado del área de empleos, la directora del centro Eunice Esquivia, y un celador del centro, el cual nos proporcionó alguna información sobre la convivencia en el centro. Adicionalmente, en esta segunda visita se logró un contacto con 3 desmovilizados más, cada uno por separado, donde no por medio de una entrevista sino por medio de una conversación acompañada por el sabor de un tinto, logramos captar la percepción que tienen éstos respecto al centro al que pertenecen. Toda esta información nos fue útil para cumplir con los fines descritos anteriormente.

Teniendo ya este portafolio de información pasamos a hacer una construcción coherente de nuestro trabajo, el cual girara entorno a nuestra pregunta de investigación y nuestros objetivos.

Marco Teórico

La mayoría de los adultos que se encuentran en proceso de reintegración son hombres (91%) y la proporción de mujeres es del 9%. La cifra anual de mujeres que se han desmovilizado entre los años 2002 y 2008, creció, en promedio un 30%.

La mayoría de las personas en proceso de reintegración se encuentran en los rangos de edad económicamente activa. El 63.8% de los adultos desmovilizados registra edades entre los 26 y 40 años; el 26.6% se encuentra entre 18 y 26 años. El restante 9.6% corresponde a mayores de 40 años.

Centro de Atención Ciudad Bolívar

Existe una población activa en proceso de reintegración de 31,417 de los cuales alrededor de 700 personas son atendidas en el centro de ciudad bolívar, siendo la cobertura en atención psicosocial de 91%, educación en un 70 %, salud 95%, alrededor de 300 empleos gestionados, y 60 ayudas para la creación de proyectos productivos.

El Centro de Atención Ciudad Bolívar es uno de los 8 centros a cargo de la ACR para la atención de reintegrados, ubicado en el barrio Candelaria la Nueva, en el sector de Ciudad Bolívar. Actualmente trabaja con entre 700 participantes, que previamente han recibido su certificación como reintegrados, por parte del Ministerio de Defensa, conocido como el CODA, el cual los identifica como desmovilizados, y les ofrece una serie de beneficios y oportunidades, que dependiendo su grado de utilización define el apoyo económico entregado. Igualmente el participante tiene la responsabilidad de al menos asistir una vez al año al Centro al cual fue asignado, dado que en caso contrario perderá todos los beneficios ya adquiridos.

El centro cuenta con una coordinadora, asesores encargados de guiar a los participantes, y una serie de profesionales para cada uno de los servicios ofrecidos por la ACR, los cuales detallaremos a continuación:

Educación: En este ámbito la ACR tiene programas de educación primaria y segundaria, apoyado por la extensa red de colegios distritales y de afiliaciones con organizaciones privadas como Cafam, en donde el participante sólo tiene que dar un comprobante del grado hasta el cual cursó, para que el profesional en educación le asigne un cupo del gran numero habilitado, siendo este responsable de la cancelación total del gasto educativo. Por otro lado, en educación superior el centro supervisa la entrada a alguna institución universitaria pública, apoyando económicamente en una parte del costo total educativo.

Vale aclarar que los participantes de este servicio reciben apoyo económico adicional, al igual que según información obtenida de la Dr. López, profesional en educación del centro.

Salud: En este ámbito, el centro es el encargado de mandar solicitudes de afiliación a EPS a la secretaria de salud, para quienes no estén actualmente ni en el régimen contributivo, ni en el subsidiado, y mientras esta solicitud se lleva a cabo el centro otorga una carta roja, con la cual los participantes pueden ser atendidos por situaciones medicas contenidas en el POS, por lo cual, los participantes no se encuentran desamparados ante una emergencia médica en ningún momento.

Jurídico: El profesional de este servicio debe encargarse de que todas las investigaciones relacionadas con la pertenencia a grupos al margen de la ley por parte de los participantes precluyan. Para ello se debe comunicarse con los juzgados y estar pendiente del proceso de la preclusión. De igual manera, el centro realiza toda la gestión para otorgar el pasado judicial a los participantes, con el cual podrán acceder al mercado laboral, mientras les llega la preclusión. Un detalle que vale la pena mencionar es el hecho de que si alguno de los participantes se le llega a comprobar la consecución de un delito, este queda eximido vitaliciamente de todos los beneficios de la ACR.

El Centro de Atención Ciudad Bolívar ha venido desarrollando una política que busca brindar un apoyo a los Reintegrados desde el enfoque psicológico y socio-económico.

Generación de ingresos: Esta estrategia tiene dos componentes: Empleabilidad y Planes de Negocio.

1. Empleabilidad: Busca facilitar el ingreso del participante al mercado laboral, mediante la búsqueda e identificación de oportunidades de trabajo en el sector formal, dependiendo de la demanda de las empresas, las cuales tienen un contacto con la ACR, comunicándole que características cuantificables y calificables necesita en los cargos que tiene disponibles.

Este servicio busca que el participante tenga unos ingresos estables con todos los beneficios que esto conlleva, que según los profesionales del centro esto se podría asegurar con mayor eficacia si las personas mandadas por la ACR a efectuar el trabajo tenían el menor factor de riesgo para la empresa empleadora, ya que de otro modo, existiría la posibilidad de perder la sociedad con esta.

2. Planes de Negocio: Buscan que el participante genere sus propios ingresos a través de un proyecto individual o asociativo. La Alta Consejería Presidencial para la Reintegración asesora en la estructuración, evaluación y monitoreo de los proyectos que se presentan, al mismo tiempo que identifica oportunidades de negocios en sectores en donde se puedan estructurar proyectos que dejen ganancias y que se puedan mantener en el mercado.

Atención psicosocial: La atención personalizada por parte del equipo de psicólogos y trabajadores sociales de la ACR promueve el desarrollo integral de los participantes, sus familias y la comunidad, y de este modo facilitar una transformación individual y comunitaria que contribuya con la reconciliación. Además, el seguimiento individual y permanente permite conocer cuáles son sus principales dificultades dentro del proceso de reintegración y hallar soluciones.

Ser social: A través de este programa, las personas en proceso de reintegración participan en actividades como labores de arreglo de zonas comunes, Salva Vías, atención a comunidades y reforestación, entre otras, con el fin de avanzar en su proceso de reintegración económica y adquirir habilidades para que puedan desempeñarse en espacios laborales o en la ejecución de planes de negocios.

Resultados: Una mirada a través de los participantes.

A partir de las opiniones de los 5 participantes del centro de atención Ciudad  Bolívar entrevistados; se puede decir que son bastante positivas en los términos de salud, educación, y aspecto jurídico, en los cuales según ellos la atención ha sido buena y a tiempo, sin embargo varios reintegrados han llegado al mismo punto en el cual no están del todo conformes con los talleres psicosociales o el servicio de formación para el trabajo.

En cuanto a los talleres psicosociales, las quejas iban dirigidas hacia la gran cantidad de tiempo que tienen que emplear para realizarlos, ya que aparte de ser obligatorios, en los primeros meses de su participación en el proceso de la reintegración, deben asistir al menos 4 de estos talleres mensualmente, obligándolos a descuidar otros aspectos de su vida diaria como lo son su familia o su actividad laboral.

Por otro lado, en el servicio de formación para el trabajo, las quejas se presentaron en el proceso de ayuda para crear un nuevo proyecto productivo, por varias razones, como el poco capital (de tan solo $2.000.000 para proyecto individual, y $8.000.000 en colectivo) que les es dado para comenzar con cada una de sus propuestas, y aparte de este asunto, se dilucidaron deficiencias en la falta de guía a los participantes en materias administrativas, para que la persona pueda guiar el proyecto a un buen cauce.

Vale aclarar que la ACR con sus centros de atención, ha estado trabajando en solucionar los problemas presentados por la falta de seguimiento de los proyectos productivos, haciendo convenios con universidades, para que estas, por medio de los estudiantes, les ayuden a conducir sus proyectos empresariales. Sin embargo esta solución en algunos casos se presenta demasiado tardía, por lo cual desde el primer momento en el que se otorga el capital semilla al participante se le debe hacer seguimiento.

Otro asunto en el cual algunos participantes del proceso tienen inconvenientes, son los apoyos económicos, ya que su obtención está ligada a la participación de los diferentes servicios del centro, variando así su monto, desde $150.000 hasta $480.000, cifras que algunos consideran muy bajas, ya que el participar en las actividades del centro, no les otorga el tiempo suficiente para entrar en el mercado laboral, y de la misma manera, en ocasiones se han presentado fallas en la consignación de estas ayudas, que han dejado a los reintegrados totalmente desprotegidos económicamente.

Las entrevistas hechas reflejan que la ACR, en representación del Gobierno Nacional, concibe el proceso de reintegración desde una óptica individual, es decir, como un proceso que depende del individuo y de su voluntad.  De esa manera, la relación que establece la ACR con el desmovilizado se centra en la intervención psicosocial sobre el individuo para generar y construir en éste valores propios en la sociedad, esto significa, que sea capaz de lograr resultados a partir del esfuerzo que cada participante dedique al proceso.

Por otra parte, es de resaltar el hecho de que la ACR no dispone de mecanismos de participación en la definición de la política pública de desmovilización y reinserción, el cual fue un factor muy resaltado por los entrevistados, ya que expresaron que les gustaría involucrarse más con el proceso, y que sus ideas fueran tenidas en cuenta para la definición de las políticas. Esto haría que se diera un proceso más participativo entre la ACR y los participantes. Especialmente en el Centro Ciudad Bolívar, puesto que muchas veces los programas que implementan ya se han definido previamente, pero no tienen en cuenta lo que piensan los participantes.

Finalmente para la ACR la adquisición de la civilidad y ciudadanía por parte de los excombatientes es sinónimo de adaptación a las dinámicas de la ciudad, constitución de seres económicamente productivos y de aprender los “buenos” comportamientos urbanos. Así mismo, la ciudadanía no implica el reconocimiento del pasado y las historias de vida, sino la negación de las mismas. Por ejemplo, en Ciudad Bolívar la estigmatización que enfrentaron los desmovilizados en un primer momento, fue desapareciendo cuando se involucraron con la comunidad y se dieron cuenta que podían trabajar para generar beneficios a la misma. De esta manera, nos damos cuenta que la desmovilización es un asunto de todos, en el que toda la comunidad puede participar y lograr la paz para el pueblo colombiano.

Conclusiones

El Centro de Atención Ciudad Bolívar cumple una función de intermediario entre las políticas públicas hacia la reintegración y la aplicación de las mismas, pero este proceso de reintegración involucra otros actores dentro de nuestra sociedad como lo son las comunidades receptoras, e instituciones públicas y privadas en donde se requiere un verdadero compromiso de estos que permita una verdadera aceptación y adaptación a la sociedad de las personas desmovilizadas.

Es así como la adquisición de la civilidad y ciudadanía por parte de los desmovilizados es un primer paso que permite la adaptación a la vida diaria en la ciudad, y esto debe ser complementario al compromiso de todos para que haya una efectiva inclusión social. Como expresa Garay,[2]para la construcción de lo público se requiere el desarrollo de un verdadero compromiso cívico en un contexto de igualdad política, solidaridad,  confianza y la tolerancia, además de la asociación como estructura social de cooperación.

Al ser de nuevo parte de la ciudadanía los desmovilizados han adquirido una serie de derechos políticos y civiles con lo cual han reforzado igualmente libertades de otros tipos (como la seguridad económica) al tener ahora voz dentro de una sociedad democrática.

Ahora bien, el compromiso es de parte y parte, el éxito de la reintegración también depende del participante desmovilizado, de su voluntad, responsabilidad, actitud, productividad, escogencias y autonomía. El centro de atención puede que le brinde las herramientas pero depende de ellos como las utilizan y el provecho que le saquen.

Este proceso de reintegración ofrece una alternativa de cambio de vida a las personas que hacen parte de los grupos alzados en armas en Colombia, configurándose como una alternativa para alcanzar la paz en nuestro país. Siendo la paz un bien público puro según Makiw[3] ya que de ella no se puede excluir a nadie y tampoco es rival porque todos obtenemos usufructo de ella sin afectar a otros. Esto a su vez conlleva a la generación de externalidades positivas dado que al no haber violencia se reducen las desigualdades sociales y el acceso a oportunidades generadas por esta, también permite un mejor desarrollo económico y social lo cual garantiza otros aspectos como lo son la educación y la reducción de la pobreza, entre muchos otros.

El proyecto de reintegración si bien cuenta con una estructura bien diseñada es un proceso que no tiene mucho recorrido y es la primera vez que se desarrolla siendo Colombia pionera en la aplicación de este proceso de reintegración. Es por ello que aún se presentan ciertas hendiduras en la aplicación del modelo y nos permitimos sugerir ciertas recomendaciones según la información que hemos recolectado que puedan atender los problemas actuales.

Recomendaciones

Se requiere de un seguimiento a cada uno de los desmovilizados para determinar sus avances en el proceso y que los tutores que son asignados desde el comienzo estén debidamente capacitados para tratar con personas que recién se están adaptando a la sociedad. Existiendo una mejor comunicación con los tutores es posible determinar de una mejor manera los inconvenientes por los cuales pasan las personas que se han desmovilizado.

Es importante también que haya un mayor conocimiento del programa y las implicaciones de este en las diferentes partes del país con el fin de lograr una mejor aceptación de la ciudadanía y se facilite el proceso de inclusión social.

Es vital que se logre una adecuada articulación entre el diseño y desarrollo de los proyectos productivos y un esquema de capacitación que sustentara dicho proceso. A su vez es substancial que el sector privado facilite el proceso de reintegración económica de los desmovilizados ya que las posibilidades de contratación laboral por parte de este sector es muy limitada, y además de la oferta de empleo, la preparación de los participantes desmovilizados para los mismos.

Bibliografía

  • Conpes 3554. Política nacional de reintegración social y económica para personas y grupos armados ilegales.
  • Garay, L. (2002) “Repensar a Colombia: hacia un nuevo contrato social.”
  • Mankiw, G. (2007) “Principios de economía” Capítulo 11.

[1] Tomado de: http://www.reintegracion.gov.co/Es/ACR/Paginas/objetivo_funciones.aspx

[2] Garay, L. (2002) “Repensar a Colombia: hacia un nuevo contrato social.”

[3] Mankiw, G. (2007) “Principios de economía” Capítulo 11.

 

 

Be the first to start a conversation

Deja un comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

Seguir

Recibe cada nueva publicación en tu buzón de correo electrónico.

%d personas les gusta esto: